Etiquetas

, ,

7 de julio (San Fermín)

Han pasado muchos meses. Marzo terminó con una nueva anemia y abril fue una cuenta atrás para sobrevivir al trabajo de Semana Santa y hacer la maleta para ir a Madrid. Llegué a La Plata muy cansada.

9 de junio

Me traigo de este viaje muchos libros-regalos de Stefan Zweig, otros varios psicoanalíticos y alguna novela más.

En el micro de La Plata a casa leo una novelita corta “El amor de Erika Ewald” de Zweig, ay! como escribe este hombre. Ahora no lo detecto, es un post-escriptum, pero tiene mucha mano para escribir desde el punto de vista de las mujeres. Fue un buen feminista.

Lo que no deja de asombrarme de este tipo es tooodo lo que sabía de música, y de filosofía y de literatura y de historia…otra época del saber.

Comienzo nada más llegar a casa el libro “Sábado” (328pp) de Ian McEwan que me ha regalado mi tía Tití.

Y si, han pasado dos meses sin leer ni escribir. Una nueva visita de la anemia me ha dejado ko una buena temporada. Entre tanto me fui a dar besos in situ a familia y amigos. Casi seis semanas de idas y venidas pero poco tiempo interior.

Y desde Julio que a su vez escribí esto, han vuelto a pasar dos meses más. Hoy es 24 de septiembre. Anoche fue el equinocio de primavera en estas latitudes y aunque mucho escribí, todo está en mi libreta y ni tiempo de pasarlo a limpio. Poco a poco, como todo volver.

Anuncios