Etiquetas

,

6 de febrero

Paso el día con una novela corta de Zweig: “Venticuatro horas en la vida de una mujer”.

He encontrado una web con casi todos los libros de Zweig aptos para mi E-reader! Así que me he descargado alguno que otro para empezar…o seguir.

 Sebas ha vuelto a recaer. Vuelve a tener fiebre. Hace un calor infernal. Se va a la cama y yo me quedo en la cocina. Estalla una tormenta como invocada por otra tormenta que justo sucede en la novela.

 Haciendo una sopa para la noche termino este breve relato que abre otra lectura del mismo autor: “La curación por el espíritu”.

 Ya en esta novelita anticipa la existencia de deseos e instintos contrarios a las convenciones sociales. Afirmando con uno de sus personajes que cuando alguien logra guiar a la voluntad contra todo lo demás y en detrimento de todo, no es juzgable en el sentido del juicio social, ya que se trata simplemente de valentía, aunque salga todo mal.

(Sigo con “La curación…”) La curación por el espíritu, ahora bien, ¿qué es conocimiento por el espíritu? Cualquier respuesta implica una concepción del cuerpo y otra de la relación entre cuerpo y espíritu.

 Así la propuesta bergsoniana es una forma particular de concebir el espíritu. Como toda concepción, es particular. Pero en cuanto filosofía, tiene pretensión de universalidad.

 ¿Y cuando este conocimiento es curativo?

La sugestión es una de las nuevas maneras del espíritu.

 

Anuncios