Etiquetas

, , , ,

Me ha cautivado tanto esta lectura que ni una nota he tomado, ni una línea subrayada.

Ya conocía “El baile” escrito por esta autora, y nada más leer un pequeño apunte biográfico de ella entendí que siempre cuenta desde su experiencia de vida. No sabría si denominarlo ‘novela autobiográfica’, entendiendo que la autobiografía casi siempre involucra a los demás y a la época o épocas en que uno vive.

Siempre me recuerda a la buena novela rusa, pero sólo se constata al final al leer el breve compendio de notas que la autora dejó sobre este manuscrito incompleto gracias al genocidio nazi y que se salvó por una serie de casualidades propiciadas por sus hijas. Irène murió en 1942 en Auschwitz y esta novela el el relato incompleto de los últimos años de Francia, los primeros de la ocupación nazi.

Una novela sin protagonistas pero donde el debate entre el bien y el mal está siempre en acto.

El tema recurrente, aunque no sé si el fundamental, es el de la vida bajo el imperativo del bien común establecido por el Estado o la vida como una persona, más allá de la raza y de la nacionalidad. Darlo todo por la patria o por los valores individuales que uno tiene queriendo que sean universales.

De alguna manera discute si el Estado tiene el monopolio del Imperativo categórico kantiano o si una persona puede disputar que el estado esté equivocado. Critica el concepto de ‘obediencia debida’ o como me gusta decirlo a mí ‘obediencia de vida’.

 El hecho de que escriba casi como una periodista sobre el tiempo de los acontecimientos (relata la entrada de los nazis en París y los meses posteriores) demuestra un anhelo como de captar ‘el espíritu de la época’ no a través de las ideas de la propaganda sino de las emociones de las personas que viven esos acontecimientos.

 En sus notas da a entender que su libro debe tener la trascendencia que tuvo “Guerra y paz”, pero contando otro conflicto de forma que su vivencia interese a otras generaciones posteriores aunque desconozcan los hechos, acontecimientos y personajes históricos concretos.

 Y ahí es donde ella espera exhibir la humanidad, hacer que trascienda el tiempo cronológico, porque las pasiones y necesidades nos igualan en todo tiempo y lugar.

 

Anuncios